Chica ‘vive’ como la Reina Isabel II durante una semana; no es tan fácil como parece

¿Alguna vez te ha nacido la curiosidad de probar qué se siente ser otra persona? Tal vez alguna celebridad como Marilyn Monroe o Jenifer Lopez, y tratar de recrear algunas de sus fotografías más famosas y utilizar los vestidos más emblemáticos de estas famosas, ¿lo imaginas?

Pues una chica llamada Eliza Thompson lo hizo y de una forma increíble. Ella aceptó el reto de la revista Cosmopolitan para vivir por una semana como si fuera la reina Isabel de Inglaterra. Durante esos divertidos días llevó un diario que te hará reír demasiado. Esto comprueba que ser de la realeza parece fácil, pero no lo es.

Día 1: Posando para el retrato oficial

quería ser la reina isabel

Comencé el viaje asistiendo a una tarde de té en el Hotel Plaza con el experto real Robert Lacey, cuyo último libro The Crown es  el consejero oficial de la serie de Netflix que tiene el mismo nombre. Aunque conocía lo básico como los corgis, su amor por la equitación y todo eso, Lacey me dio un montón de opciones adicionales para incluir en mi agenda. Entre cócteles, carreras de palomas e investiduras, no tendría el tiempo suficiente para convertirme en parte de la realeza.

No es fácil ser modelo

quería ser la reina isabel

Como la monarca reinante de una potencia mundial, la Reina ha tenido que modelar para muchos retratos durante toda su vida.

Para lucir realmente como ella, le pedí a mi amigo Jon, un talentoso artista, que me diera algunos consejos. Pero el plan no funcionó: originalmente iría a recoger a Jon a su casa, después iríamos a comprar un lienzo y pinturas. Pero lo que sucedió realmente fue que Jon y yo fuimos a un bar y vimos Black Mirror hasta las 4 a.m. Esa noche la pase en su sofá. Esto significa que no compré el material de arte y que lucía con una tremenda resaca cuando hacíamos las fotos de prueba.

El mejor atuendo

quería ser la reina isabel

Después de limpiar la máscara de las pestañas de la noche anterior, Jon preparó café y yo me arreglé con finas telas para comenzar. La combinación ganadora fue una cortina de color rojo intenso que usaba como capa, una sábana azul cubría mis piernas como un vestido, algunas cadenas de imitación de oro y un collar de piel sintética de origen misterioso.

Jon se tomó sus obligaciones muy en serio, y después de aproximadamente una hora y media pensó que tenía suficiente para pintarme como una de sus chicas inglesas. Estaba aburrida, cansada y sedienta. Estuvimos de acuerdo en que le compraría un lienzo en algún momento de la semana y se lo entregaría en su oficina, pero nunca lo hice porque nunca tuve tiempo de ir a la tienda de arte, demorando para siempre mi retrato real. Es difícil ser la Reina cuando tienes un trabajo de tiempo completo y no tienes asistentes para hacer tus recados, pero le compré a Jon una cerveza esa noche, así que supongo que todavía seguía siendo su jefa.

Día 2: No fue como lo esperaba

quería ser la reina isabel

Este día cayó en lunes, esto significa que tenía que ir a trabajar y hacer cosas, además de ceremonias extrañas. ¡Fue terrible! Pero sí pasé la mayor parte del día pensando en lo divertido que sería realizar mi próxima actividad como la Reina: beber cócteles y ver telenovelas en casa.

Algo en común

quería ser la reina isabel

De acuerdo con las fuentes oficiales, el cóctel favorito de la reina es la ginebra con Dubonnet, un vino muy fuerte del que nunca antes había oído hablar. Supuestamente ella bebe uno de estos todos los días antes del almuerzo. Como no trabajo en Sterling Cooper, tomé el mío hasta las 8 p.m.

En una palabra, tengo que decir que fue repugnante. Nunca me ha gustado la ginebra, y la única palabra que se me ocurre para describir el sabor del Dubonnet es ‘medicinal’. Bebí aproximadamente la mitad y arrojé el resto al fregadero.

La segunda parte de mi velada fue más exitosa. Lacey me dijo que la Reina pasa la noche viendo telenovelas, y en eso soy una experta. Como también dijo que no le gusta ver programas sobre ella decidí mirar Outlander en lugar de The Crown. No estoy segura de que esta fuera la mejor elección, dado que Outlander tiene que ver con los escandalosos escoceses que intentan derrocar a sus opresores ingleses, pero sentí que la Reina lo dejaría caer en la cara de Sam Heughan.

Lo importante es la intención

quería ser la reina isabel

El amor de la Reina por los corgis es legendario y aunque el equipo de fotografía no pudo conseguir perros de verdad para mí, en su lugar pidieron dos peluches muy bonitos. Los llamé Jaime y Cersei y los llevé por la oficina como si fueran mis bebés peludos. Tuve una apariencia extraña cuando los gerentes de construcción me sorprendieron llevando el corgi a la impresora, pero no fue tan malo como cuando el cartero me vio haciendo GIF de la escena de sexo de Jon y Daenerys de Game of Thrones.

Ya estaba entrando en calor

quería ser la reina isabel

Esa noche en casa mezclé otra vez la ginebra y el Dubonnet, pero esta vez me encantó y bebí todo el vaso. ¿Realmente necesitaba un cóctel y decidí que hacía demasiado frío para salir a buscar algo más aparte de los ingredientes que ya tenía a la mano? Tal vez, pero aun así lo conté como una victoria.

quería ser la reina isabel

La Reina ha montado a caballo desde que era una niña y a su 91 años lo sigue haciendo. Aparte del paseo ocasional sobre un poni en las fiestas infantiles, nunca había montado un caballo, así que esto sería un verdadero desafío. Reservé una clase matutina con los Kensington Stables de Brooklyn y usé mi mejor equipo ecuestre: jeans, Dr. Martens, y una sudadera con un caballo encima.

Traté de hacer que fuera una experiencia genial, pero cuando mi amiga Sierra, la instructora, me preguntó que si estaba nerviosa, chillé tan fuerte de terror, justo cuando vi al enorme caballo dar un paso.

De cualquier forma, Sierra llevó a mi caballo, que se llamaba Teniente, que había fallado en la academia de policía y yo fallé en Prospect Park, en una lección tan básica como sostener las riendas, y cómo decirle al Teniente que quería que fuera derecho o que se volteara. Anduvimos a paso lento por unos 20 minutos hasta que sentí que me estaba acostumbrando. Nada te hará sentir tan majestuoso como montar un caballo sin razón en medio de un día de trabajo.

Entonces ocurrió lo impensable: un golden retriever que pasaba por ahí, ladró tan fuerte que Teniente se salió del camino. En retrospectiva, creo que aceleró un 2 por ciento de nuestro ritmo aproximado de “te llevará al menos tres meses llegar a Invernalia”, pero en ese momento sentí que iba como a 35 kilómetros por hora. Solté un sonoro grito, pero Sierra calmó al Teniente y reanudamos nuestros tranquilos círculos. No soy Khal Drogo, pero pasé un día genial y deseo volver a hacerlo.

No fue tan fácil como pensaba

quería ser la reina isabel

Lacey me dijo que cuando la Reina no se reúne con los primeros ministros o hace apariciones reales de la realeza, le gusta ir a dar paseos por la naturaleza. Si me gustara la naturaleza, viviría en algún lugar con bienes raíces a un precio más razonable, así que sabía que esto también sería difícil. (Durante las escapadas los fines de semana con amigos, me reconocen por ver televisión mientras todos los demás están de excursión).

El día coincidió con mi sesión fotográfica de La Reina, una de las cuales se tomaría en el Central Park, también conocida como la zona natural de Nueva York. Pensé que era perfecto. Voy a caminar y mirar hojas o lo que sea cuando termine la sesión. Me vestí con mi ropa de “Reina paseando a los corgis“, agarré a Jaime y a Cersei, y me fui al parque.

Los editores me hicieron sentar en un claro del parque donde había un letrero que decía “No caminar en la hierba”, así que tuvimos que trabajar rápido para que no nos atraparan los policías del parque, algo me decía que no aceptarían que mis amigos les dijeran que yo era la Reina y podía romper las reglas. No me gustaban las miradas extrañas que mis corgis y la peluca atraían, así que miré a un árbol. Empecé a comprender las desventajas de tener una foto tomada en público.

Lacey también me dijo que la Reina obedientemente dice sus oraciones antes de acostarse. Planee hacer esto como una de mis actividades diarias, pensando que diría al menos una especie de oración sacrílega a Beyoncé sobre cuán agradecida estoy de estar viva al mismo tiempo que ella. En realidad me olvidé de hacerlo todas las noches, a pesar de que puse recordatorios en el celular que decían “di tus oraciones”.

Día 6: Fotografía y ocio

queria ser la reina isabel

Fue el mejor día como Reina, o al menos lo que imaginé que sería el mejor día para la Reina. Tenía el día libre y después de dormir hasta tarde me dirigí al Museo Metropolitano de Arte. Ninguna de estas cosas era específicamente de Elizabeth, pero planeaba incorporar una de sus actividades favoritas, la fotografía de ocio a mi día. Sin una cámara real a mano, decidí conformarme con mi iPhone.

En el Met fui a una exhibición de David Hockney, quien, de hecho, es británico y fue galardonado con la Orden del Mérito por la reina Isabel II en 2012. Pasé por la exposición una vez y volví por segunda vez para “fotografiar”. Era mi propósito, pero mis fotos resultaron realmente malas, porque fueron tomadas con un iPhone. Había planeado ir a dar un paseo por la naturaleza por la tarde al Central Park, pero cuando salí del museo hacía tanto frío que me fui a casa y me cubrí con unas 43 mantas.

De vuelta en Brooklyn, me preparé otra ginebra y Dubonnet, pero la magia del día tres ya había desaparecido, y una vez más la arrojé después de dos sorbos. El vino sofisticado no es para mí.

Día 7: En el hipódromo

quería ser la reina isabel

Además de ser una excelente jinete, a la Reina también le gusta apostar en las carreras de caballos. Según los informes, ha ganado casi 9 millones en premios. Pero cuando llegó el día señalado, nevó. Ni siquiera me molesté en comprobar si las carreras habían sido canceladas, incluso si no lo hubieran sido, no había manera de que saliera al frío y me sentara a ver a un montón de caballos. Ni siquiera lo pensé.

Entonces hice la actividad de seguridad, estudiar la Constitución. Como se vio en The Crown, la reina Isabel II sintió importante para ella entender el gobierno, incluso si su papel era principalmente ceremonial. Como su representante de la semana, sentí que también debería aprender algo. Me las arreglé para hacer esto durante aproximadamente media hora, antes de que mis ojos se nublaran de aburrimiento, aunque aprendí algunos hechos importantes.

Más tarde, algunos de mis amigos vinieron a una fiesta y dio un giro inesperado, como cuando decidimos que el vino caliente era realmente asqueroso, comenzamos a beber gin y Dubonnet, solo porque había.

En retrospectiva

La lección más importante que aprendí es que es muy difícil ser tan ceremonial cuando trabajas todos los días, pero también aprendí que no quiero ser un títere ceremonial, incluso si eso significara que tuviera muchos corgis. El tiempo libre para pasear por la naturaleza probablemente sea muy bueno, si eso te gusta, pero ¿vale la pena que un grupo de extraños te tome fotos cada vez que sales a pasear? Yo diría que no. Quizá hubiera sentido diferente si el cóctel de la Reina lo hubiera tomado al mediodía, si tan solo no fuera tan asqueroso.


Fuente: OkChicas
Recuerda compartir esta nota y ayúdanos a difundir a rebelate.info para que sigamos trayendo la mejor información de las fuentes mas confiables.
Chica ‘vive’ como la Reina Isabel II durante una semana; no es tan fácil como parece Chica ‘vive’ como la Reina Isabel II durante una semana; no es tan fácil como parece Reviewed by on lunes, diciembre 25, 2017 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.