Togüito, el superbebé protector de los animales maltratados 27: La perrita y los patinadores (Cuento Infantil, Alberto Morán)

Composición gráfica: José Manuel Pernía – Euglys Parra

 

La perrita y los patinadores

 

                Para patinar con la perrita Jacura por  las calles del pueblito Flor de Cactus, los dos hermanos se ajustaban los calzados con ruedas y le colocaban a la mascota el collar con la traílla. Y el animalito disfrutaba  jalándolos y haciéndolos deslizar sobre los rodamientos en una especie de carreta.

                Otras veces los chicos colocaban una serie de obstáculos y competían con Jacura saltando las improvisadas vallas. O ubicaban unos aros y la perrita y ellos corriendo apoyados en las rodillas y las manos se disponían a traspasarlos con el reto de no tocarlos.  Sin embargo, lo que más le gustaba a Jacura era hacer patinar a los niños. Viendo eso, tres muchachos de otro sector pidieron integrarse a los dos hermanos que hacían el carruaje con la mascota.

-Queremos patinar con Jacura –dijeron los chicos foráneos.

-Ahora no, Jacura está cansada –dijeron los dueños de la perrita.

-Un ratito nada más –pidieron los forasteros.

-Otro día que esté reposada –le prometieron los hermanos.

El chivito Saltarín pasaba por el lugar y saludó a la perrita sin detenerse, iba en busca de Togüito y llegó a buena hora, los padres del niño, María Teresa y Sebastián, estaban ocupados en el santuario que el labriego hizo en su casa para atender los animales abandonados. Y así el pequeño podría salir sin dificultades.

Saltarín se asomó por la ventana de la habitación de Togüito, y lo vio acostado intentando agarrar los animalitos de juguetes de un móvil (perritos, gatitos, patitos, ositos, periquitos, loritos)  que le colgó su mamá María Teresa en la cunita.

-¿Dime Saltarín? –le preguntó el bebé.

-Una paloma está atorada en el techo de una casa. Debemos rescatarla ¡ya! –dijo el chivito.

-Ya nos vamos –dijo Togüito.

El pequeño tomó el cubrecama, lo entorchó en forma de cuerda y lo lanzó fuera de la cunita, descendió y se marchó.  Togüito pasó por donde se encontraban los chicos con Jacura y siguió a la montaña. Llegó a la supercueva secreta, entró y salió de supercapa convertido en el superbebé protector de los animales maltratados.

El superhéroe levantó el puñito derecho y lanzó su grito justiciero: “¡Santooosss Caramelooosss! Y continuó cabalgando a Saltarín, el superchivito blanco más veloz de la sierra; el paladín vestía su clásico superpañal desechable, el supergorrito hundido en forma de careta, los superbotines de algodón, el superchupón escudo atado al bracito izquierdo, y armado de las poderosas superespinas de cardón.

El superbebé llegó a la vivienda, un grupo de palomas voló del techo, pero una se quedó gritando: ¡rrruuu, rrruuu, rrruuu!  Trepó de inmediato la casa de bloques apoyándose en una ventana y metiendo los pies en los huequitos de las paredes.

El ave aleteaba sin moverse del sitio. Picoteando en el techo se le enredó una pata con un cable. El paladín la desenredó, la paloma voló y se reunió con las otras que se alimentaban en el suelo con maíz picado.

Resuelto el percance, Togüito iba de regreso a la montaña con el superchivito Saltarín, y vio un alboroto enfrente de la casa donde vivía Jacura.

-¿Qué sucede? ¿Dónde está Jacura? –le preguntó a los hermanos dueños de la perrita.

-¡La lleva arrastrada un camión! –dijeron los niños alarmados.

-No entiendo –dijo Togüito confundido.

-Nosotros entramos a la casa a tomar agua y a traerle a Jacura que se encontraba cansada y, en ese momento, unos muchachos molestos porque no los dejamos patinar con ella,  la amarraron a la parte trasera de un camión y el conductor sin darse cuenta arrancó y se la llevó a rastra–dijeron los pequeños.

-¿Y quiénes son esos chicos? –preguntó Togüito.

-Viven en  otro sector, Saltarín sabe –dijeron los hermanos.

-¿Hacia dónde tomó el camión? –preguntó Togüito.

-Hacia allá -dijeron los hermanos señalando con el dedo.

-Vamos –convidó Togüito a Saltarín.

El superhéroe y el superchivito emprendieron la carrera detrás del vehículo. Corrían y no divisaban el camión con la perrita. Saltarín avanzaba a todo lo que podía.

-¿Nos detenemos? –propuso el superchivito ya cansando.

-Trata de resistir un poco más -le pidió Togüito.

Saltarín echaba el resto pensando que no aguantaría, cuando avistó el camión.

-¡Sí puedes! –alentó Togüito a su inseparable amigo, que se fue acercando hasta ver y escuchar el llanto de Jacura: “guau, guau, guau”.

El superbebé se puso de pie sobre el lomo de Saltarín. El superchivito siguió y se le colocó al lado a la perrita, Togüito apuntó, lanzó una superespina y  cortó la cuerda que ataba la mascota a la pesada unidad. El camión se alejó y el defensor de los animales recogió a Jacura, y se la llevó a los dueños, para que la trasladaran de emergencia al santuario de su papá Sebastián.

Togüito fue en busca de los chicos malos y los sometió con las superespinas de cardón, los amarró por el cuello y les preguntó: ¿Qué tal si yo ahora los ato a un camión en viaje? Los muchachos se asustaron, pidieron perdón llorando y prometieron que más nunca le harían daño a una mascota.

Togüito viéndolos arrepentidos, los liberó y lanzó su grito justiciero: “¡Santooosss Caramelooosss!”, y regresó a la montaña. Al llegar a la supercueva secreta, entró y salió de cocoliso rumbo a su casa convertido en un bebe indefenso, sin que nadie supiera de su verdadera personalidad de superhéroe.

María Teresa  llegó a la cunita  a verlo, el niño se reía tocando el móvil y haciendo hablar y cantar a los animalitos de plástico.

albemor60@hotmail.com

Composición gráfica: José Manuel Pernía – Euglys Parra

 

Fuente: Noticias de Maracaibo Sucesos del Zulia 24 horas al dia Venezuela
Recuerda compartir esta nota y ayúdanos a difundir a rebelate.info para que sigamos trayendo la mejor información de las fuentes mas confiables.
Togüito, el superbebé protector de los animales maltratados 27: La perrita y los patinadores (Cuento Infantil, Alberto Morán) Togüito, el superbebé protector de los animales maltratados 27: La perrita y los patinadores (Cuento Infantil, Alberto Morán) Reviewed by on viernes, mayo 19, 2017 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.