¿Qué mira Diego?

Diego Arellana, de 31 años, perdió la vida el 15 de mayo, en San Antonio de Los Altos mientras participaba en una protesta de oposición. Foto Agencias.

Hay sangre sobre su cuerpo, hay angustia a su alrededor, hay dolor, impotencia, indignación y desesperación en las caras de quienes intentan socorrerlo, pero Diego Arellana, herido mortal de bala, permanece con una amplia y agradable sonrisa en su rostro y los ojos abiertos y fijos con expresión de alegría, mientras la vida le se escapa de su cuerpo. Es una imagen de felicidad ante la muerte que a muchos les intriga ¿Qué mira Diego?

Diego Arellana tenía 31 años, era biólogo herpetólogo y trabajaba en la facultad de Farmacia de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Era del estado Miranda y perdió la vida el 15 de mayo, en San Antonio de Los Altos mientras realizaba una protesta contra el Gobierno de Venezuela.

Diego se suma a las decenas de muertos que han ocurrido en el país desde que se hiciera el llamado de la oposición a la “Resistencia en la Calle”. Para unos es un “héroe”, para otros “sirvió de carnada para los planes de desestabilización del país”.

El llamado de los líderes opositores es a la protesta pacífica y el Gobierno pide paz también, pero hay cauchos, ramas, gasolina, olor a humo, gas, fuego y muerte. Los demonios parecen haberse desatado en el país muy a pesar de que todos desean la paz.

La mayoría de los que trancan las vías en protesta al gobierno: Queman cauchos, lanzan objetos contundentes contra carros que van pasando, cobran peajes para dejar transitar. La mayoría de las veces no hay líderes con ellos cuando se presenta la violencia. Solo atienden el llamado a “La resistencia”, amparados al artículo 350 de la Constitución Nacional que expresa el derecho a desobedecer a un régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos.

El ofialismo, amparados también en la Constitución, señalan que luchan por un Gobierno electo por voto popular, no dictatorial, que no viola los derechos humanos, sino que reprime las manifestaciones por la tranquilidad del país.

Muchos oficialistas se han conformado en llamados “colectivos”. Salen también a defender su país, pero muchos se han involucrado en saqueos, en robos, en agresiones en enfrentamientos a quienes manifiestan. Y también hay miembros de los llamados colectivo fallecidos. “Son malandros que se aprovechan de la situación”, expresan unos. “Defendemos la patria de Bolívar”, se defienden otros.

En medio de todo están los cuerpos de seguridad. Lanzan bombas lágrimógenas para refrenar la ofensiva. Han recibido insultos, golpes, piedras y hasta estiércol. Aseguran que no usan armas, que no hay fusiles, ni ametralladoras. Pero en el lugar donde hay muertos sí las hay. Y también hay Guardias Nacionales fallecidos ¿De dónde vienen las balas entonces?  “Es un plan del Gobierno para radicalizarse en el poder”,  aseguran unos. “No, al contrario, es un plan de la oposición para llamar la atención internacional”, repican otros.

– ¿Porqué la Guardia nos reprime? El soldado no puede matar a su propio pueblo, reclaman unos

– ¿Pero en qué país del mundo se ve que ataquen con mierda a un funcionario?, se preguntan otros

– Los guardias han traicionado a la Patria. No tienen pantalones. Han hecho que se le pierda el respeto

Los diálogos, las incógnitas y la zozobra reina en Venezuela en general; un país dividido, donde cada quien asegura luchar por la paz, pero la calma no llega.

– Mamá salgo a protestar por Venezuela, si no regreso es porque me fui con ella, se lee en la espalda de un joven que sale a una protesta.

La madre de ese joven reza y se angustia porque su hijo regrese bien, porque todo pase, por salir de la crisis. La madre del oficialista teme una arremetida. La madre del Guardia Nacional también reza.

La imagen de un joven que se desnuda con una Biblia en sus manos ante unos Guardias Nacionales que lo miran cala en la mente de cada uno. Para unos es motivo de burla: “Es un loco”, “No, es un actor pagado”. Para otros es un héroe a quien no le importa despojarse de sus vestiduras para reflejar la imagen de Venezuela, un pueblo desnudo que se aferra a Dios.

Cada quien ve por su propia convicción, la propia misión que se le ha encomendado. En medio de todo surge otra imagen, Es la de Diego Arellana. Sonriendo ampliamente y con los ojos abiertos viendo algo, mientras muerte ¿Qué miraba Diego? ¿Por qué no hay angustia en su rostro? ¿Miraba la felicidad de haber cumplido su misión? ¿Veía la luz de Dios? o ¿pudo Mirar antes de morir la paz de Venezuela? Muchos se preguntan, pero solo Diego sabe lo que vio y ya no puede contarlo. Nadie más puede ver lo que él vio. Nadie puede ver por Diego. Cada quien ve por su propia convicción.

Maidolis Ramones Servet

Noticia al Día

 

Fuente: Noticias de Maracaibo Sucesos del Zulia 24 horas al dia Venezuela
Recuerda compartir esta nota y ayúdanos a difundir a rebelate.info para que sigamos trayendo la mejor información de las fuentes mas confiables.
¿Qué mira Diego? ¿Qué mira Diego? Reviewed by on jueves, mayo 18, 2017 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.