Profanaciones: La clandestinidad detrás de la protesta

Foto: NAD

En medio de una tormenta de crisis nacional, quienes están al servicio de las torrenciales lluvias de problemas son sus habitantes. A tal punto donde se desborda la inseguridad y se inmiscuye hasta en los camposantos. El morbo, la histeria y la desensibilización humana se evidencian en una forma particular de protesta, trancando vías con tumbas precisamente para exigir respeto por los respectivos deudos, o lo que quedó de ellos.


Según la palabra de la Biblia el significado de profanar quiere decir atravesar el umbral, de traspasar algo “sagrado” para darle uso común, y va desde robar alguna pertenencia hasta el cuerpo completo. Algunas prácticas religiosas como Palo Monte se encargan de hacer rituales en torno a deidades, en las que se incluyen cuerpos sin vida para utilizar su espíritu como una especie de guía, todo con la finalidad de lograr un enlace con sus ancestros. Este tipo de actividades se han ido propagando a través del Caribe debido a sus orígenes afrocubanos.

Lo cierto es que en base a este tipo de creencias, también se crea un mercado, uno en el que un hueso ronda los 100 mil bolívares dependiendo de la parte del cuerpo, donde personas son designadas a saquear alguna tumba y otras, a darle vigencia a estos rituales clandestinos.

Si partimos desde los inicios de la década pasada, en Venezuela se ha evidenciado un patrón conductual en cuanto a profanaciones registradas. En Marzo de 2009 Otman Quintero, director de la Oficina de Cementerios Municipales de la FundaCaracas, confirmó la profanación de las tumbas del expresidente Joaquín Crespo y su esposa Jacinto Parejo de Crespo en el Cementerio General del Sur en Caracas.

Un año después, en junio de 2010 se produce un hecho similar, donde los perjudicados siguen siendo expresidentes.

Aún no se esclarece si los responsables son pertenecientes al hampa común, a sectas o cultos religiosos, lo que sí es evidente es que la población se ha planteado hipotéticos sepulcros en los patios de sus hogares ante tal situación.

Actualmente, el delito de profanación está sancionado bajo el Código Penal venezolano en los artículos 171 y 172 con condenas de entre seis meses a tres años.

Lea también: http://ift.tt/2qndkBp

Douglas González / Pasante
Noticia al Día

Fuente: Noticias de Maracaibo Sucesos del Zulia 24 horas al dia Venezuela
Recuerda compartir esta nota y ayúdanos a difundir a rebelate.info para que sigamos trayendo la mejor información de las fuentes mas confiables.
Profanaciones: La clandestinidad detrás de la protesta Profanaciones: La clandestinidad detrás de la protesta Reviewed by on lunes, mayo 15, 2017 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.