¡Es viernes de aroma! Sigue esta guía sexual con cinco posiciones que te llevarán al Nirvana

Foto: Agencia

La orientadora sexual mexicana Elsy Reyes, estableció cinco posiciones sexuales para lograr un placer desenfrenado y que tu viernes sea realmente de aroma y pasión. “Esta secuencia de posturas irá creando un camino sensorial delicioso en tu cuerpo y el de tu galán”, predice Reyes.

Las posiciones sexuales no son capricho de la creatividad o de la necesidad de salir de nuestra típica coreografía. Hay poderosas razones para colocar el cuerpo de cierta manera, para que los estímulos desde el foreplay permitan un circuito de comunicación sensorial en el que cada poro recuerde que está diseñado para gozar en grande.

Los previos necesitan fluidez. A todos nos ha pasado que si de repente el asunto se pone torpe o atropellado, la excitación se nos empieza a escapar o sentimos que no estamos conectando con el galán o con la chica en cuestión. Y esta es la base para tener orgasmos de locura.

La pinza engarzada

Él: Sentado en la cama con las piernas semidobladas como si fuera a hacer una flor de loto, abriendo las caderas. Relajado y cómodo.

Ella: Móntate en él pasando los pies detrás de su cadera. Espera, aún no pegues tu pelvis, aunque sabemos que estás ansiosa. El tema de dejar un espacio es para jugar. Así es: debe haber una distancia cómoda para que él pueda tocarte, dejar que sus dedos se deslicen por tu clítoris y la entrada de tu vagina, y tú, obvio, puedas masajear su pene mientras las manos de ambos viajan por sus cuerpos: espalda, pechos, abdomen, bésense el cuello, los brazos, las orejas y, evidentemente, la boca.

Toque final: Sostén su pene desde la base y masajea tu vulva, sobre todo tu clítoris con su glande. Trata de lubricarlo, ya sea con saliva o con lubricante saborizado. Este clittage encenderá todas las turbinas de los genitales previos a la penetración. Pero, todavía no vamos a eso.

¿Quieres saber por qué te sugerimos un aceite saborizado? Mueve tu cuerpo a la siguiente postura y descubre.

69 Renovado

Te encontrabas montada en él. Echa tu cuerpo hacia atrás para recostarte; en esa postura (en la que tu cadera aún está elevada sobre sus muslos) puedes darle mucha libertad para que él siga estimulándote manualmente. Sin embargo, es hora de poner las bocas en acción. Así que ponte de costado, pídele o invítalo a acercar su boca a tu entrepierna y realiza lo mismo con la tuya.

El 69 es una posición de placer mutuo, que además tiene varias vertientes. Porque puedes estar de lado, sobre él; él sobre ti (que no es lo más cómodo por el peso de su cadera en tu cuello) e, incluso (si les gusta el ‘deporte extremo’), él sentado, y tú, cabeza abajo haciéndole un blowjob, en tanto tus piernas descansan en el respaldo del sofá.

El truco de la ‘cocción lenta’: respiren, unan sus frentes, traten de que los besos sean más lentos pero profundos y, ahora sí, tomen una posición que permita embates lentos y diversas distancias.

La silla encantada

Pueden estar en el sofá de la postura anterior o usar una silla. Es muy simple: él solamente tiene que colocarse en el borde de ésta.

Ella: Te vas a sentar dándole la espalda y a cruzar una pierna sobre la otra. Esto permitirá dos maravillas: que ambos manejen un ritmo más acompasado, y que por la disminución de tu ángulo de entrada a la vagina, su pene se perciba más grande y a mayor profundidad.

La diosa ansoluta

Estas tú sentada con las piernas cruzadas sobre él y dándole la espalda. Ahora desliza un poco tu cadera para centrarla y dale mayor apertura a tus piernas hasta que tu pelvis se abra lo más posible y tus muslos queden paralelos al piso. Es decir, tus piernas completas hacen una línea perpendicular. Tus pies deben estar abiertos, con los dedos hacia afuera y bien plantados.

El truco no es subir y bajar, ya que te cansarías en un segundo. Tienes que aplicar el famoso ‘perreo’: sólo columpia tu cadera hacia adelante y atrás ¡Glorioso! Como un extra, pídele que estimule tu clítoris. Será totalmente extraordinario si ambos se dejan llevar a su propio ritmo.

Toque final: Tal cual quedaste en la postura anterior, recarga tu espalda sobre su pecho y eleva tus piernas de tal modo que las coloques detrás de su espalda. Suena complicado, lo sabemos, pero resulta más fácil de lo que imaginas.

Recarga tus manos en sus tobillos o pantorrillas para cargar tu peso y evitar que te vayas de boca. Quedarás como una rana, por así decirlo. Ahí, él debe llevar el ritmo de la penetración y esta será mucho más intenso.

Posición final 

Momento de ponerse de frente para intensificar la conexión. De nuevo los besos se ponen a la orden; en las posturas anteriores él puede hacerlo en tus hombros y cuello, y tú, de vez en cuando, puedes girar para unir su boca con la tuya.

Es hora de girar completa. Te pones de pie, te vuelves a montar cara a cara y dejas caer tu cuerpo hacia alguno de los lados para que él quede sobre ti.

El clásico misionero (aunque ha tomado fama de aburrido) puede tener tintes bastante interesantes si los sabes aplicar y (ya que estamos por cerrar la tertulia) viene muy bien porque fomenta la eyaculación masculina; la gran mayoría de los hombres puede terminar más fácil de este modo.

No olvides presionar con tus muslos su cadera, elevar las piernas hacia sus brazos u hombros para darte distintos puntos de penetración y sensaciones internas (vaginales), y el gran toque: crear contracciones con el objetivo de profundizar el estímulo de los embates y que su miembro sienta todo tu poder. Y besarse mucho, pero mucho, pues no olvides que esto fomenta el clímax en ambos.

Cosmo

Fuente: Noticias de Maracaibo Sucesos del Zulia 24 horas al dia Venezuela
Recuerda compartir esta nota y ayúdanos a difundir a rebelate.info para que sigamos trayendo la mejor información de las fuentes mas confiables.
¡Es viernes de aroma! Sigue esta guía sexual con cinco posiciones que te llevarán al Nirvana ¡Es viernes de aroma! Sigue esta guía sexual con cinco posiciones que te llevarán al Nirvana Reviewed by on viernes, abril 21, 2017 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.