Delincuencia: Una sombra mejor armada que las instituciones policiales (Ex-Polisur, Desiree Parra)

Ex-Polisur, Desiree Parra

La Delincuencia Organizada es uno de los problemas más grandes que sufre la humanidad y es que como podemos ver, no pasa ni un solo día sin que veamos sus consecuencias directa o indirectamente.

Cabe mencionar que este tipo de organización cuenta con un cabeza y con individuos disciplinados, todos siguiendo un mismo objetivo. La delincuencia organizada se ve alimentada por la falta de educación y la carencia de valores. Los diferentes tipos de delincuencia organizada siempre han existido desde épocas inmemoriales, pero claro no con las dimensiones que hoy existen y con el nivel de sangre fría con el que se desarrollan y tratan de imponer su voluntad.

Tras el conversatorio sostenido con Chirinos T (2017). Manifestó que la delincuencia organizada en su ascensión, puede llevarles a usar estrategias delictivas como la extorsión o chantaje, o el asesinato en busca de ganarse el favor de la administración, eliminar a la competencia, sortear los procesos jurídicos en contra de tales actividades u obtener recursos.

Dada la dureza de las estrategias empleadas, su régimen económico más habitual es el de monopolio en las zonas de menor rendimiento económico y el de oligopolio en las de mayor. La consecución de dicho ascenso ha dado lugar a cruentos enfrentamientos armados entre miembros de diferentes bandas. Los efectivos de los diferentes cuerpos policiales en Venezuela se han vuelto más vulnerables ante la acción de los delincuentes, y eso se debe a que las instituciones policiales están desarmadas y sin apoyo político para actuar.

El mayor riesgo para los uniformados es cuando están francos de servicios, pero armados. Sin embargo, también han sido blanco de la delincuencia cuando están trabajando o se dirigen a sus respectivos comandos policiales. El delincuente tiene un objetivo principal, que es desarmar a los uniformados. Por otro lado, matar a un policía les da prestigio dentro de sus bandas delictivas.

El simple hecho de ser un garante de seguridad pública ya lo convierte en el enemigo y solo por eso, tienen la muerte garantizada si chocan con un delincuente. La intención de lograr mantener una situación de normalidad dentro de la vida cotidiana de una sociedad bajo la prevención y el control de los cuerpos policiales, ante la restauración del orden y la intervención de los mismos, se hace primordial la participación de cuerpos o unidades tácticas especiales que soporten los altos índices delincuenciales y que a su vez, estén preparadas para actuar en intervenciones en caso de necesidad y alto riesgo, siendo estos, la punta de lanza de muchas instituciones policiales. Así mismo otorgarles la facultad y la disposición que les confiere la Ley Orgánica del Servicio de Policía y el Cuerpo de Policía, en conjunto con la Ley para el Desarme y Control de Armas y Municiones.

Con relación a sus armas y equipamientos especiales de índole militar, de modo que estos puedan intervenir en situaciones extremas con amplio entrenamiento en tácticas de asalto y de combate. Estos grupos altamente dotados y especializados, representarían la máxima expresión de los criterios de intensidad y especificidad de intervención policial, que se requieren ante situaciones de máxima complejidad, existiendo en cada uno de ellos, expertos en armas, en explosivos, negociadores, tiradores selectos, expertos en asaltos y combates, expertos en primeros auxilios y en rescate de personas, así como de heridos bajo fuego real. Es importante destacar que el reciclaje integral de la policía requiere una recapacitación de la totalidad del sistema, algo que ha sido soslayado, pero de cierto modo tomado en cuenta en la estandarización y en las reformas, por cuanto existen cambios significantes en las funciones policiales.

Se necesita recrear una policía en condiciones de operar según las concretas necesidades actuales, teniendo en cuenta que los cambios no se decretan, sino que se deben gerenciar los procesos de implementación de los mismos. Estas características del desempeño profesional se refieren a la intención de influir activamente sobre los acontecimientos delictivos para alcanzar los objetivos y la habilidad de provocar situaciones en lugar de aceptarlas pasivamente. Acertando en cuanto a las medidas que comprueban y valoran los efectos productivos y de despliegue policial. En este sentido, es importante continuar con la puesta en marcha de estrategias de prevención para el control del auge delictivo, para lo cual se hace necesario indagar sobre su entorno, abarcando tópicos como las estrategias preventivas.

De igual forma, los organismos de seguridad del Estado considerando el impacto delictivo, establecen fórmulas estandarizadas para mitigar las condiciones que explican el comportamiento criminal, sin embargo, toda estrategia exitosa responde de manera clara y precisa al problema que busca solucionar. Bajo esta perspectiva, el aseguramiento a través de un correcto diagnóstico de la realidad, ya sea de los problemas, como de los actores y recursos involucrados, en materia criminal, permite identificar la importancia de las estrategias preventivas del delito y su vinculación con una sociedad criminal que está mejor armada que las instituciones policiales.

Es importante señalar evidencias, que van orientadas a instrumentar políticas para desarrollar planes de seguridad pública, y que estas traigan consigo las intervenciones de grupos tácticos especiales o grupos de choque, como parte de la estrategia nacional de seguridad pública para disminuir el delito. Con referencia a lo anterior se deben señalar que existen experiencias exitosas en materia de seguridad y participación ciudadana en otros países del contexto latinoamericano que muy bien pueden ser adecuadas a los contextos existentes en Venezuela.

De manera que se constituyan estrategias, para el control del delito, destacando la ejecución de programas destinados a fortalecer la relación entre los cuerpos policiales y la sociedad, haciendo énfasis en la utilización de estrategias modernas de administración de recursos para asegurar la eficiencia policial y lograr la participación comunitaria. Además ser capaces de responder profesionalmente en cada situación en la que se desenvuelvan, atendiendo el marco delimitado por los derechos humanos y el estricto apego a su misión consagrada en las leyes de la República Bolivariana de Venezuela. Sin embrago, las prioridades para el establecimiento de estrategias para el control del auge delictivo pueden encontrarse a través de otras experiencias relacionadas con el accionar de la policía y orientarlas en el corto plazo para evitar la ineficacia en el gasto público y aumentar la capacidad de respuesta en la labor de control del auge delictivo, llevado a cabo por el servicio del cuerpo de policía.

Es por ello que se hace vital focalizar aquellas comunidades donde ocurren los delitos de mayor connotación social y definir estrategias con mayor presencia policial, análisis estratégico de su accionar y propuesta de alternativas al patrullaje aleatorio, así como incorporar la participación de algunos miembros de la comunidad para su ejecución, de manera que pueda disminuir la muestra del predominio de la sensación de inseguridad entre la población venezolana, al punto de situarse el tema entre las principales preocupaciones y problemas del país y de la gente que encuentra sustento en el mantenimiento de la tendencia ascendente que vienen registrando los principales indicadores de violencia y criminalidad en el país. @desireeparraf @desiree_parra

Fuente: Noticias de Maracaibo Sucesos del Zulia 24 horas al dia Venezuela
Recuerda compartir esta nota y ayúdanos a difundir a rebelate.info para que sigamos trayendo la mejor información de las fuentes mas confiables.
Delincuencia: Una sombra mejor armada que las instituciones policiales (Ex-Polisur, Desiree Parra) Delincuencia: Una sombra mejor armada que las instituciones policiales (Ex-Polisur, Desiree Parra) Reviewed by on viernes, abril 21, 2017 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.